Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
25 Jan

Caballo español, el rey por excelencia.


Caballos Llargués es una empresa familiar dedicada a la compraventa y cría de caballos de pura raza española. A través de muchos años de experiencia, la empresa  ha logrado distinguirse por un servicio de posventa impecable que ha conseguido la fidelidad de un gran número de clientes. De este modo, su cría de caballos se lleva cabo tanto a nivel nacional como internacional, colocando el nombre de la casa en uno de los más influyentes del país y uno de los más distinguidos a nivel global.

Profesionalidad, sinceridad y un excelente trato con el cliente son algunas de las señas de identidad de Caballos Llargués. Aunque la empresa se distingue también por tener una infraestructura de negocio que le permite cumplir con las expectativas formuladas. Cuentan con una ganadería cerca de Sevilla —Carmona— llamada La Aldara, situada en un paraje idílico rodeado de prados y pastos. Este espacio está dedicado tan solo a la cría de caballos y es donde residen las yeguas y sementales atendidos con el máximo respeto. El momento de la cría se contempla con especial atención para garantizar un nacimiento y crecimiento placentero de los potros. Dentro del recinto cuentan también con un espacio preparado para las visitas de los clientes, donde presentan sus ejemplares. Asimismo, los clientes pueden disponer de un servicio de taxi desde el aeropuerto hasta las instalaciones ganaderas y viceversa.

Su especialidad es la cría del caballo español, una raza que al largo de la historia ha sido la escogida por nobles y reyes.  Su postura y la belleza de sus largas melenas lo han convertido en el foco de todas las miradas en desfiles y portadas. Entregado y valiente hasta el final, el caballo español nunca da la espalda ante las adversidades. Fiel a su amo, le acompaña en corazón, mente y alma. Por ello, el caballo español es apto para todo tipo de deporte, como la doma clásica —muy manejable y elástica— las pruebas de salto, las pruebas de enganche —en las que participa tanto en las demostraciones de campo como en las de manejabilidad de exhibición—.

Su gran nobleza los convierte en los compañeros ideales tanto para principiantes como para profesionales, siempre obediente a las exigencias del jinete. Las características de un caballo español son: su cabeza proporcionada, la frente abombada, sus grandes ojos expresivos y una fuerte y musculosa figura arqueada. Las patas delanteras suelen ser potentes y de una longitud media, mientras que las traseras suelen ser algo más largas.