Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
04 Mar

Collins Room, un homenaje a David Collins en las entrañas de Londres.


Adentrarse en el Collins Room equivale a tomar un soplo de aire fresco. Situado en el renombrado hotel Berkeley, en Londres, el restaurante ha recibido el nombre del legendario David Collins, por ello el espacio fue rediseñado en 2016 por Robert Angell, protegido del arquitecto. Este encantador comedor es sinónimo de éxito entre el público más exquisito y amante de la comida, y es que a pesar del cielo gris tan común de Londres, siempre brilla luz en el Collins Room.  Abre durante todo el día todos los días del año, así que los comensales pueden disfrutar de deliciosos desayunos, almuerzos, cenas o aperitivos en tiempos intermedios, así como el popular té de las cinco en el  front row del Prêt-à-Porter, un delicioso homenaje al mundo de la moda donde los dulces servidos junto al té reproducen los modelos presentados en las pasarelas más famosas del mundo. Shaun Whatling es el chef ejecutivo que trabaja su magia culinaria para servir diariamente platos especiales usando los mejores ingredientes. Coloridas ensaladas, brillantes risottos, pescados cocinados hasta la perfección o  impecables  clásicos británicos  como pollo rustido.

Hay muchísimos lugares donde tomar un cóctel en Londres, pero muy pocos están a la altura de Blue Bar, otro de los espacios gastronómicos principales del Berkeley. Sus combinados son algunos de los más coloridos en la ciudad. Los cócteles están codificados por colores: verde para largo y fresco, amarillo para elegante y efervescente, rojo para rico y complejo y azul para mezclas claras y nítidas. Por supuesto, Blue Bar dispone también de extensas cartas de vinos, licores, cervezas y refrescos que pueden ser maridados con deliciosos canapés.

El colorido de los combinados ha sido ideado acorde al llamativo esquema de color Lutyens Blue, creado originalmente por David Collins. En el momento en que se refrescó este original diseño, Angell decidió respetar las características principales, juntamente con algunos de los elementos principales de la construcción arquitectónica que provenían del Berkeley original de la esquina de Picadilly con Berkeley Street.

El Blue Bar se amplió con un pabellón de vidrio de última generación en 2016, que le aporta amplitud y un toque contemporáneo. La extensión de cristal, diseñada por los arquitectos Rogers Stirk Harbour & Partners, difunde la luz en todo el bar para una sensación de largas noches de verano. Además, Blue Bar ha creado un intrigante y secreto espacio para que los invitados puedan explorar cómo la estimulación sensorial llega a alterar nuestras percepciones de sabor. Este espacio ha recibido el nombre de Out Of The Blue, y en él hasta cuatro invitados a la vez pueden quedar inmersos en una proyección de 360 ​​grados, creada utilizando tecnología a medida. Al eliminar las señales tradicionales y crear esta inmersión sinestésica, Out Of The Blue trae los ingredientes a un enfoque nítido, otorgando a los clientes la oportunidad de experimentar cócteles como nunca antes.