Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
26 Feb

La elegancia atemporal de la Toscana.


Descansando en el corazón de la Toscana se encuentra el Hotel Boutique Castello di Vicarello, una exclusiva propiedad privada que captura sin ningún esfuerzo la esencia del lujo contemporáneo. Esta lujosa finca de inspiración country house está rodeada por un paisaje natural con la capacidad de dejar a cualquiera sin aliento, pues las más de 40 hectáreas privadas de viñeros, olivos, bosque y campo otorgan a Vicarello un abundante espacio de intimida y privacidad.

Situado en un altiplano con vistas al rio Ombrone, la finca de Vicarello encuentra sus orígenes en un asentamiento etrusco que posteriormente quedó convertido en  un spa romano. Las primeras piedras del Castello di Vicarello se asentaron a principios del siglo XII, y la misma estructura arquitectónica ha sido conservada hasta día de hoy gracias a la familia Baccheschi Berti, que se ha encargado de restaurar la torre original y los edificios de los alrededores.

Gran parte del encanto de esta magnífica villa recae en su estética atemporal, que de forma casi imperceptible ensambla a la perfección la arquitectura histórica con elementos del diseño clásico y moderno. Este carácter atemporal se acentúa con el paso de las estaciones, cuando la atmósfera que rodea el castillo exuda tranquilidad y encanto, permaneciendo al margen de la vida mundanal que lo rodea.

La cocina de Vicarello conserva algunos de los mejores secretos de la gastronomía toscana. Situada en el centro de la casa, es un ambiente espacioso y acogedor en el que descubrir algunos de los placeres eternos más auténticos de la cultura mediterránea. Productos orgánicos y de temporada, cosechados en los huertos de la propia finca, son los que usan los chefs a cargo de la cocina de Vicarello. En los desayunos se incluye el pan toscano casero, así como también tartas, pasteles, fruta y huevos orgánicos. Durante las cenas, la cocina suele ofrecer productos frescos de temporada, como los espárragos trigueros durante la primavera o las trufas en otoño. También el queso, la carne y el pescado son escogidos bajo la filosofía del kilómetro cero, fomentando así el consumo de productos locales y de calidad que garantizan el sabor más auténtico de Italia.

A un corto paseo de las murallas del castillo se encuentra el spa y el centro de bienestar del hotel, donde unas terrazas con vistas a los viñedos dan la bienvenida a los huéspedes. El moderno spa ha sido construido con madera natural y cuenta con sauna, sala de vapor, suite terapéutica, un estudio de yoga y una bañera de hidromasaje al aire libre. El centro ofrece tratamientos de belleza y bienestar que están disponibles durante todo el año, así como también clases de yoga individuales o grupales.

Castello di Vicarello cuenta con dos piscinas de borde infinito, ambas con vistas excepcionales al entorno natural, con un aforo máximo de 14 personas con tal de garantizar la máxima tranquilidad y exclusividad en todo momento. Entre las múltiples experiencias que Castello di Vicarello pone a disponibilidad de sus clientes se pueden encontrar actividades tan variadas como clases de cocina, sesiones de trekking o ciclismo alrededor de las propiedades del castillo, búsqueda de trufas y setas en temporada otoñal o incluso lecciones de trabajo del cuero en las mismas instalaciones del hotel.