Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
18 Dec

Delicathyssen, el delicado sabor del arte.


Atrás quedaron los días en los que el arte y la cultura estaban reservados solo para unos pocos afortunados. Del mismo modo que las corrientes artísticas, también los museos han evolucionado hacia una modernidad en la que la participación activa del visitante debe ser una parte intrínseca de la experiencia.

Hoy en día, espacios como los restaurantes y las boutiques dentro de los museos han pasado a tener el mismo peso que las propias salas de exposición. Ahora también el arte ha traspasado a los espacios donde poder tomar una copa y charlar con los amigos sobre la exposición visitada o donde poder comprar un detalle para regalar.

Sin ir más lejos, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid ofrece, desde hace ya algún tiempo, todo tipo de productos gourmet dignos de ser mencionados obras de arte. Han sido bautizados como las Delicathyssen, y son productos de primera calidad que han sido envueltos con envases en los que han sido impresas algunas de las obras más renombradas de la historia del arte.

Desde tabletas de chocolate con las pinturas de Gaughin, a infusiones o latas de aceite y botellas de vino con las obras de Franz Marc, Kurt Schwitters, Eguren Ugarte o Sebastiano Ricci. Todos productos de origen español y escogidos con la mayor de las delicadezas.

Delicathyssen nace del deseo de querer unir artesanía y diseño con el arte y otras expresiones culturales, respetando siempre los valores de la calidad, la tradición, la vanguardia y la sostenibilidad.