Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
02 Oct

Blockchain: ¿Una revolución cercana?


¿Se imaginan un mundo en el que no tengamos que hacer fila en los bancos? Porque, admitámoslo, cuántos de nosotros no hemos perdido mañanas enteras esperando a que nuestro número sea el siguiente en salir en la pantalla. Imaginemos entonces, un mundo en el que no dependiéramos de las entidades bancarias para poder realizar cualquier tipo de transacción, ¿suena bien, no?

Es ahí cuando de nuevo, llegan el internet y la tecnología a tratar de hacer nuestras vidas un poco más llevaderas y es ahora con la introducción de la cada día más popular Blockchain con lo que nos quieren convencer de, por ejemplo, dejar los billetes a un lado y pasarnos al mundo virtual.

¿De qué van las Blockchains  o cadenas de bloques? Se trata de un sistema digital cuya primera premisa es la eliminación de intermediarios, como lo bancos, que actualmente son los encargados de aceptar toda la información para que cualquier transacción sea válida. En el mundo de las Blockchains son los usuarios los que tiene el poder de validación.

Por eso, la clave del mundo de las Blockchains es el consenso entre las partes ¿por qué? Pues, imaginemos a una blockchain como una base de datos que se aloja en una red, todos los participantes de esta red tendrán acceso a una copia de esta base, asegurándose de esta manera que cada uno de los implicados cuenta con la misma cantidad de información. Entonces, cada vez que alguien desee realizar una transacción, esta deberá ser aceptada y validada por todos para poder pasar a ser parte de la cadena.

Un ejemplo de cómo se han ido introduciendo las Blockchains en nuestro entorno, es la aparición de las Bitcoins, monedas virtuales que han utilizado a las cadenas de bloques como su base de operación y con las que ya muchas empresas planean trabajar en el futuro.

Transacciones más seguras, sin necesidad de intermediarios. El hecho de que suene tan bien nos asusta un poco, pero solo el tiempo dirá si nos dejamos seducir por esta nueva manera de operar. Son todavía muchos los escépticos que ven a las blockchains lejos de nuestras manos, pero con lo rápido que avanza el mundo tal vez sin darnos cuenta nos veamos tentados a utilizarlas. Estemos listos para esta, en apariencia, inminente revolución digital.