Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
09 Mar

Nueva Zelanda, el edén de los viajeros intrépidos.


Existen destinos de aventura que ofrecen lujo y otros en los que el lujo se basa en la incomparable experiencia y la suntuosidad de la naturaleza. Así es como muchos viajeros describen a Nueva Zelanda y sus destinos secretos.

Nueva Zelanda es un país conformado por dos islas ubicadas al suroeste del Océano Pacífico y pertenecientes a Oceanía. La particularidad de su ubicación es lo que ha permitido que la rica naturaleza del país se conserve incólume. En conjunto, las dos islas que conforman el país (la Isla Norte y la Isla Sur) poseen una riqueza natural innata que hacen a este destino el ideal para viajeros osados que busquen paisajes únicos, conectar con la naturaleza y enriquecerse de esta cultura, llena de cualidades particulares que mostrar al mundo.

Impresionantes paisajes naturales, islas escondidas de arena blanca y la mezcla de mar con montaña son solo algunas de las características que posee Nueva Zelanda y que compensan por completo la poca presencia de hoteles de alta gama. Hace ya algunos años, la inversión internacional está llegando con la intención de acrecentar el turismo y, de la mano de estas, la aparición de nuevas propuestas turísticas que enaltecerán este destino.

En la lista de varios viajeros, este destino se describe como único, extra ordinario y memorable. Un lugar que se puede explorar de punta a punta sin dejar de sorprender por sus escenarios inigualables, la calidad de la gente y la intacta riqueza natural.