Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
14 Jun

Clínica Jané: El valor de una buena odontología


Hay cosas en la vida que tienen que ser seguras. Cosas donde no podemos apostar y debemos asegurar, porque muchas decisiones que tomemos serán irreversibles y no tendrán vuelta atrás. La decisión de quién nos pondrá ese implante o le hará la ortodoncia a nuestros hijos, no tiene vuelta atrás. Si nos equivocamos, será difícil corregir.

En Clínica Jané apuestan por una odontología de calidad y sobre seguro.

 

En contra del low cost y del fast service

En una sociedad que tiende al servicio rápido a bajo coste, que renuncia a la seguridad en aras de la economía, que permite unos tratamientos muchas veces de dudosa calidad, algunos profesionales como el Doctor Luís Jané reivindican una odontología de calidad.

 

Defensores de la calidad

Seguridad, confianza, calidad y longevidad. Una odontología de calidad es aquella que se practica siguiendo los criterios de la ciencia y que obtiene los resultados esperados tanto en estética como en función.

 

 

 

Experiencia y capacitación

Porque las ciencias de la salud y con ellas la odontología, se ha sofisticado enormemente en las últimas décadas y nos permite realizar tratamientos nunca soñados que exigen unas técnicas sofisticadas y muy depuradas que solo funcionan en manos expertas. La experiencia (que no tiene que ir asociado a la edad) ese bien tan ninguneado, es junto a la capacitación la única vía hacia unos tratamientos seguros y predecibles. No nos dejemos llevar por los cantos de sirena de tratamientos milagrosos y sepamos quién nos trata y si estamos en las mejores manos.

 

Especialización

Si nos preguntan cuál es el factor más importante de nuestra clínica, diríamos sin dudar que el equipo. Un grupo de profesionales sobradamente preparados y con la experiencia necesaria para realizar los tratamientos más complejos. Se acabó la época en que un único dentista podía realizar todos los tratamientos. La dificultad técnica y la amplitud de conocimientos conduce sin retorno a la especialización: profesional enormemente capacitado para la realización de un tratamiento.

 

 

 

Sonreír con confianza y comer con comodidad

Porque las necesidades sociales, la esperanza de vida y las expectativas de calidad de vida en la vejez, hace que las necesidades de salud hayan cambiado. Ya no nos conformamos con tener dientes, sino que queremos una boca bonita y que funcione durante mucho tiempo.

 

No todos los dentistas son iguales, ni los resultados tampoco

La mercantilización de la odontología. La publicitación de tratamientos cada vez más baratos, rápidos e indoloros, se tropieza con una realidad que no podemos ignorar: la naturaleza. Nuestro cuerpo tiene unos ritmos biológicos que debemos respetar. Y la calidad tiene un precio y nada que sea bueno es fácil ni barato.

Hablamos de salud y de la irreversibilidad de los tratamientos. Observamos con preocupación el aumento de clínica que ofertan tratamientos milagrosos y aparentemente económicos.