Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
25 Mar

Tips de feng shui para buscar vivienda.


1- EQUILIBRIO YIN Y YANG

La zona donde se erige la vivienda, en general, será más fácil si cuenta con una energía tranquila, equilibrada y que inspire cierta normalidad. Para empezar, podéis ayudaros de la teoría del yin y yang.

El concepto yin alude a un tipo de energía más estática, interna, suave, delicada, profunda, como por ejemplo la noche, la luna, el agua tranquila, la voz suave, lo femenino, etc. El concepto yang habla de algo más externo y dinámico como el día, el sol, la voz fuerte, el fuego, el agua de movimiento rápido, etc.  Ningún polo es mejor que el otro y ambos se complementan.

En línea con estos conceptos y para una vivienda, podríamos encontrar la cercanía de lugares con una energía demasiado (yin), como cementerios, tanatorios, funerarias, agua estancada o edificios en ruinas. Respecto a los lugares demasiado (yang) tenemos discotecas, comisarías, mataderos, aeropuertos, vías de ferrocarril o espacios muy ruidosos.

Normalmente no se aconseja elegir un lugar para vivir con tendencias hacia el extremo yin o yang, es decir, ni llenos de perturbación constante ni tampoco zonas muy desangeladas o que carecen de suficiente raíz.

2.- PROTEGER EL EMPLAZAMIENTO

En el análisis de feng shui el paisaje y las formas son determinantes, y los edificios que cuentan con cierta protección y arropo son más estables. No suelen ser propicios emplazamientos con la espalda complemente descubierta o sin elementos cercanos que ofrezcan protección, bien sea una montaña cercana, otros edificios, estructuras o simplemente vegetación. La imagen visual es similar a trabajar en una silla sin ningún respaldo o dormir con la cabeza en una ubicación abierta, como un pasillo, puerta o zona vacía.

Tampoco es favorable que la parte delantera tenga obstáculos importantes que perturben el flujo "entrante" de energía. Por ejemplo, reductos de basura en la parte anterior, árboles que tapan fuertemente la entrada, formas agresivas y amenazantes son en general desaconsejables para una fachada.  Para entender estos puntos podéis profundizar en la teoría de los 5 animales celestiales.

3.-  UNA BUENA HISTORIA

Podéis escoger un terreno nuevo para vuestra casa pero es bastante habitual el uso de un emplazamiento que ha servido a otras personas. Un buen consejo de feng shui en este caso, es preguntar a las personas que conocen el terreno sobre la historia de lugar, que no es otra cosa, que una compilación de hechos ocurridos en el tiempo en ese punto.

También, podéis cotejar si el lugar está marcado por una recurrencia objetiva en desgracias, accidentes, enfermedad, separaciones y analizar por tanto la posibilidad de que exista un patrón que genere fricción o dificultades, si así ocurre, tenéis que valorar cuál es vuestra capacidad para transformarlo. Una historia positiva previa facilitará el encuentro de una energía o Qi más amable en la mayoría de los casos.

Es factible cambiar la existencia de una historia difícil mediante un nuevo feng shui y a través de vuestro esfuerzo personal, y de hecho el mundo que os rodea, mejora exactamente así, a través de personas que tienen la capacidad de poner luz y belleza allí donde permanecen.

También hay que reseñar que cuando la historia de emplazamiento tiene una carga muy pesada o bien se relaciona con problemas congénitos del subsuelo, será mucho más comprometido cambiar la energía o Qi subyacente. Nos referimos a vetas de agua problemáticas propias del terreno, antiguos  enterramientos en la vertical del emplazamiento, zonas relacionadas con hechos muy trágicos que permanecen en una memoria colectiva, etc. Tenéis que tener en cuenta estas variables para actuar en consecuencia.

4.- UN TERRENO AMISTOSO

Hay que observar si el emplazamiento esta sobre un terreno con grandes caídas o pendientes,  si se trata de una zona muy árida y ventosa, o si tenéis muy cerca ríos desbordables, líneas de alta tensión, etc. Tampoco es aconsejable la inmediatez de industrias contaminantes, chimeneas, grandes antenas o elementos muy discordantes con el entorno natural.

Evitad también habitaciones sin ventilación, falta de luz solar, esquinas agresivas en lugares de descanso, pasillos largos con muchas puertas en línea o escaleras muy inclinadas delante y muy cercanas a la puerta. Una vivienda que cuente con un diseño inteligente, fácil y práctico es más aconsejable en un principio que una estructura muy irregular o desorganizada.

5.- LA FIGURA DEL CONSULTOR

En un estudio tradicional de feng shui se verifican otras variables, como la orientación magnética de la fachada o el momento de construcción, lo que ayuda al consultor a crear un mapa del yin y yang y que elementos encontraréis con el paso de los años. Un espacio nunca es algo estático como promueven algunas escuelas occidentales de feng shui, sino algo totalmente dinámico.

Por último, cabe decir que aunque es muy importante no precipitarse en la elección de un lugar para vivir muchos años, cotejando con tranquilidad las diferentes posibilidades, tampoco hay que obsesionarse ni fanatizarse con una búsqueda perfecta pues generalmente no existen lugares idóneos en su totalidad.

Todo está en constante cambio y movimiento. Utilizad los principios que os ofrecen más sensatez, haciendo un uso inteligente de la información y ante algo que os preocupe realmente, buscad la ayuda u orientación de un profesional.