Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
21 Jan

Feng Shui y vitalidad en los negocios.


La búsqueda de una mayor salud y vitalidad en una empresa equivale a fomentar mejores condiciones de trabajo y rendimiento, algo que el equipo humano agradece enormemente.

Desde hace algún tiempo hay continuas referencias a lo que se conoce como "edificios enfermos". Generalmente suele tratarse de grandes espacios que albergan oficinas y en los que los trabajadores encuentran condiciones que crean distintos problemas de salud y, como resultado, absentismo laboral, falta de concentración y ambientes que podríamos resumir como irritantes o cargados. Veamos algunas situaciones clave que originan estos problemas y alternativas que promueve el feng shui para favorecer una mayor vitalidad en el espacio de trabajo.

La importancia de la luz

Si las personas buscan la naturaleza para restaurar rápidamente su energía, es por dos motivos principales: aire renovado y luz solar, algo que suele escasear en ambientes herméticos.

Recientes estudios sobre la radiación y la gama cromática de la luz artificial han demostrado su impacto negativo sobre el sistema glandular. Una solución además de intentar aprovechar en lo posible la luz natural, es el uso de iluminación de "espectro completo", la cual, intenta imitar la gama de radiación cromática que encontramos en la luz solar. Algunas empresas ofrecen desde hace tiempo esta iluminación, y su uso, a falta de otros medios, mejoraría la salud en los negocios, así como nuestro ánimo y productividad.

Los suelos y la tierra

Hablar de suelos en feng shui significa relacionar este concepto con lo que denominamos “elemento tierra”, que es símbolo de sostén, estabilidad y también de receptividad y equilibrio eléctrico.

Para buscar una buena base en feng shui es mejor decantarse por suelos procedentes del elemento tierra o materias vegetales naturales, tenemos la cerámica, el mármol, la terracota, la madera, que no suelen ofrecen ninguno de los problemas anteriormente expuestos.

La calidad del aire

Es un hecho intuido por muchas personas que trabajan en lugares sellados herméticamente, que algunas patologías como resfriados, problemas respiratorios, somnolencia y diferentes tipos de alergias se deben a la calidad del aire.

Poder contar con aire natural, no sometido a transformaciones industriales, es un aspecto muy destacable y valioso para encontrar mejor salud en los negocios o empresas, donde comparten el espacio muchas personas. El aire antes que el agua, es la energía más básica, por lo que dotar a los espacios de trabajo de su adecuada renovación y calidad, siempre conlleva importantes mejoras en el Qi ambiental.

Materiales saludables

Siempre es positivo para un negocio o empresa, crear entornos con materiales orgánicos y ecológicos en la medida de lo posible, ello produce un Qi más sano. La multitud y combinación de compuestos químicos y sintéticos que se utilizan en el mobiliario, las pinturas, esmaltes, los equipos eléctricos, y muchos productos de limpieza industriales da lugar a diferentes patologías. Es un hecho que cada día crecen en número las personas afectadas de sensibilidad química, lo cual debería hacernos reflexionar sobre la necesidad de utilizar materiales y productos amigables para el entorno y el ser humano, el feng shui actual ha de vitalizar estos aspectos.

La lección que debemos aprender es considerar el valor de la naturaleza y el problema que representa aislarnos de su entorno en exceso. Cuando cambiamos la luz natural por luz artificial, el aire fresco por aire acondicionado, la tierra por materiales sintéticos, pagamos un precio que, no es otro que perder parte de nuestra vitalidad y energía. El futuro de las empresas o negocios pasará, necesariamente, por ser cada día más verde, lo que se traduce como mayor conciencia, ecología y respeto a la naturaleza.