Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
28 Apr

Santi Millán: Divertido, Audaz y Comprometido



“Si todos nos ocupáramos de ayudar al que tenemos al lado, no haría falta más”
 

Polifacético. Multidisciplinar. Desenfadado…. e incluso navaja suiza. Durante sus más de veinte años de carrera han sido muchas y muy diversas las maneras de definir a este actor de teatro, presentador, productor… pero lo que no se puede obviar es que es una persona, un amigo, un padre y un personaje público comprometido con la sociedad, siempre con una sonrisa en la cara y un chiste con el que hacer reír al de al lado. Y además, siempre dispuesto a embarcarse en una nueva aventura.

Cine, teatro, televisión, deporte…ha tocado prácticamente todos los ámbitos artísticos pero, ¿con cual de sus facetas se siente más cómodo?

Siempre digo que depende mucho del proyecto, indiferentemente de dónde sea y con la gente con la que lo hagas. Pero donde me siento más cómodo, mi hábitat natural es el teatro, donde empecé, donde he pasado la mayor parte de mi carrera, aunque la gente me conozca en otros ámbitos.

A nivel nacional le conocimos en ‘7 vidas’, ¿en qué ha cambiado ese Santi Millán con el de ahora?

Me he hecho mayor, conscientemente no tengo la sensación de haber cambiado mucho. Yo creo que eso pasa, te vas haciendo mayor, aprendiendo cosas, teniendo nuevas experiencias… Pero en realidad me veo como cuando tenía 30, aunque  tenga 45. Luego no será así, pero yo me veo igual.

De todas las decisiones que ha tenido que tomar a lo largo de su carrera, ¿de cuál no se arrepentirá jamás?

De dedicarme a esto. No me arrepiento de ninguna decisión que haya tomado, las decisiones hay que valorarlas en el contexto histórico en el que se toman y en ese momento era la mejor opción. Hay veces que salen mejor y otras peor pero hay que ser consecuente con las decisiones y cuando las tomé lo hice porque creía que era lo mejor.

¿Qué tiene que tener un proyecto para que decida involucrarse en él?

Tiene que ser algo que cuando te lo cuenten te ilusione. Que te ponga las pilas, que te apetezca hacerlo, porque si al final haces cosas simplemente por dinero -que está bien eh-, pero si realmente puedes hacer algo que te motive de verdad, es infinitamente mejor. La gente muchas veces me pregunta cómo lo tienen que hacer para dedicarse al teatro y yo siempre les digo que es duro, pero hay muchas cosas complicadas ahora mismo y es mejor intentarlo con algo que te guste. Fastidiado vas a estar igual, trabajamos un montón, lo pasamos mal pero por lo menos estás haciendo algo que te gusta y te motiva.

¿Qué riesgo le supone producir sus propios proyectos, como ‘Santi Millán Live!’, teniendo en cuenta la situación económica actual?

Intentamos minimizarlo pero siempre es un riesgo, depende de que las cosas vayan bien o vayan mal. La contrapartida es que puedes hacerlo, dependes de ti mismo. Tienes más responsabilidad porque te juegas tu dinero; si va bien, bien y si no me voy a ganar el sueldo igual. Que en realidad no es así, aunque yo no lo produzca siempre me implico al máximo porque si no va bien, repercute en ti también. Nunca he tenido ese punto mercenario. Producir tu propio proyecto es más riesgo pero cuando las cosas salen bien es más satisfactorio.

¿Valoración?

Me lo he pasado muy bien, es un espectáculo muy personal, hemos hecho en el escenario lo que nos apetecía. Llega una edad en la que te preguntas qué hacer y hago lo que me apetece, es un lujo poder planteártelo y hacerlo. En el espectáculo muchas veces lo hablamos y en el teatro en concreto se manda este mensaje, hacer lo que te apetezca pero sobre todo que te ilusione, lo importante es visualizar lo que te apetece hacer, sino lo llegas a imaginar es imposible realizarlo. Si te gusta cantar, canta, si te gusta hacer algo, ¡hazlo! Si eso es para ti, tú te lo vas a llevar y además la gente cuando ve que es feliz haciendo algo, lo transmite y aunque no lo haga técnicamente perfecto la gente lo sabe valorar. Es muy inspirador ver a gente que hace realmente lo que le gusta.

¿Qué importancia tiene la música en su vida?

Me gusta mucho.

Participó en unos conciertos solidarios…

Sí, Juntos por el Sáhara y Juntos por Mali, organizado por Voces X1FIN, con Jon Sistiaga entre otros muchos artistas.

No me imagino a Sistiaga cantando.

No, no cantó [risas]. Vino conmigo a hacer un reportaje a los campos de refugiados para conocer su  situación y ver sobre el terreno qué necesidades tenían, que eran muchas. Montamos dos macroconciertos con actores, cantantes, artistas… En el primer concierto canté una canción con Estopa, ¡espectacular!, y en el segundo con Hombres G, vamos que ya me puedo hacer prácticamente un LP.

Hablando de iniciativas solidarias, ¿cuál es su vínculo con Asdent (Asociación de la enfermedad de Dent?

Conocí a Nacho y Eva por la Fundación Theodora, para hacer unas fotos de los niños hospitalizados que pasan largas temporadas en el hospital, para ellos, cualquier cosa que les rompa la rutina diaria es genial. Ahí conocí a Nacho, era un niño de 2 años que iba con su pijamita y llevaba unas zapatillas del barça que tiene, exactamente iguales, mi hijo. Eso hizo que me pusiera en el lugar de sus padres, lo duro que tiene que ser tener un hijo enfermo, eso tiene que ser de lo peor, una sensación de impotencia… Nacho tiene el síndrome de Dent, una enfermedad que ahora mismo es incurable y en su caso es particularmente complicado. Ese mismo día estuve hablando con su madre, que me comentaba que estaba montando una asociación y me hice socio, creamos un vínculo y le ayudo en todo lo que puedo; una carrera, recogiendo tapones para su hijo, montando una gala benéfica… O  dándole apoyo y que sepa que hay gente que estamos aquí para echarle una mano, para ayudarle.

¿Qué influencia considera que tiene en la gente llevar a cabo proyectos solidarios siendo un personaje público?

La gente que tenemos repercusión mediática tenemos que utilizar esto para este tipo de cosas. El de Nacho es el proyecto que más implicación personal me ha supuesto, también he trabajado para Médicos Sin Fronteras, Oxfam… Pero después pensaba que son organizaciones a un nivel más global y que tenemos aquí al lado a gente que necesita más ayuda y que nos necesita de verdad. Es mejor trabajar con algo que tú controlas, que conoces, que ves y que puedes tocar, antes que algo más etéreo. Es una actitud que cambiaría el mundo: si todos nos ocupáramos de ayudar al que tenemos al lado, no hace falta más. Que cada uno se encargue de otro, así estaría solucionado. Creo que el género humano es egoísta de por sí pero simplemente hay veces que no hace falta hacer grandes cosas, pequeños gestos ya cambian la vida.

Según apunta Telecinco se va a embarcar en un nuevo proyecto, ‘El Chiringuito’ con Blanca Portillo,  ¿pero qué pasa con Frágiles?

Yo pienso que después de cómo acabó la segunda temporada, sí debería haber una tercera. Yo no he recibido un comunicado oficial de la cadena que diga que no se va a hacer pero sí que es cierto que el hecho de que se dilate tanto una respuesta da la sensación de que no.

‘Sólo para dos’, su último filme, tiene como sinopsis la  monotonía y rutina que ha ido mellando la relación de una pareja, ¿usted qué hace para ponerle remedio a ese problema?

Es complicado, nosotros como pareja tenemos la ventaja de que nuestra vida no es nada rutinaria. En parte es una ventaja y un inconveniente, pero las rutinas vitales son mucho más complicadas. No tenemos rutina diaria, hoy estoy haciendo esto, ayer estaba grabando en Peñíscola y el lunes me voy a Madrid, dentro de este horario complicado intentas llevarlo de la mejor manera posible pero lo que está claro es que rutinario no es. Las relaciones, ya sea de pareja, de amistad, se complican, hay que tener mano izquierda y saber llevarlas.