Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
10 Dec

Los mercadillos navideños con más encanto de Europa.


Que Navidad es la época más mágica del año ya lo sabemos: villancicos, iluminaciones de ensueño y aromas deliciosos que invaden cada rincón de las ciudades. Todo se ralentiza, intentamos aprovechar el tiempo junto a los nuestros e incluso nos armamos de valor y hacemos frente al frío invernal para pasear por las calles y disfrutar del ambiente. Pero en algunos lugares las tradiciones van más allá y el tiempo realmente queda congelado en una imagen propia de postal.

A continuación os mostramos algunos de los mercadillos navideños con más encanto de Europa:

Situado en la bonita plaza de Karlsplatz de Viena, el Art Advent es un mercado muy evocador y con mucho estilo en el que solo se venden artículos hechos a mano y productos alimenticios ecológicos.

Berlín es otra de las grandes capitales mundiales de la Navidad. Con más de 50 mercados navideños, el Berliner Weihnachtszeit, cerca de Alexanderplatz, es uno de los más únicos y tradicionales, con un aspecto más propio del año 1917 que del 2018.

Enmarcado en una ciudad propia de los cuentos de hadas, el mercado navideño más famoso de Praga suele instalarse en la plaza de la ciudad vieja ante los magníficos capiteles y la fachada gótica de la iglesia de Nuestra Señora de Týn.

Organizado por artistas folk húngaros, el mercadillo de la Basílica de Budapest se celebra justo delante de la Basílica de San Esteban, una de las más grandes del país. En él suelen venderse artesanías tradicionales, justo al lado de una pista de patinaje sobre hielo.

El Christkindlesmarkt de Nuremberg es uno de los mercados navideños más antiguos de Europa, y allí pueden comerse todo tipo de especialidades locales deliciosas como las galletas de jengibre (lebkuchen) o las almendras tostadas.

O para aquellos que no son tan amantes del frío pero sí de las tradiciones, la Fira de Santa Llúcia, en Barcelona, es el lugar ideal en el que descubrir muchas tradiciones festivas la mar de curiosa, así como también adornos navideños y delicias mediterráneas.