Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
30 Nov

SPEED RIDING


Híbrido de esquí fuera de pista y vuelo en parapente, el speed riding tiene sus raíces en los años 70 en Francia, cuando alpinistas comenzaron a experimentar lanzándose desde empinadas laderas con la ayuda de pequeñas velas similares a las usadas en los deportes aéreos. Tal fue el éxito del experimento que la idea despegó en los Estados Unidos a finales de los 90 y desde entonces, cada vez más adictos a la adrenalina se han sumado a la práctica de este deporte extremo.

En la actualidad, el speed riding cuenta con varios miles de practicantes y casi una veintena de escuelas reconocidas por las federaciones de vuelo libre, tanto en Francia, Suiza o Alemania. El acceso a este curioso deporte de invierno es sencillo y su aprendizaje es tan dinámico como visual. Para practicarlo, es necesario disponer de un espacio acotado, marcado y exclusivo que cumpla unos requisitos de seguridad estrictos y permita una práctica progresiva y segura.

A lo largo de los años este deporte se ha convertido en un fenómeno social de gran impacto mediático, que se ha difundido alrededor del globo para convertirse en una de las actividades predilectas de aquellos valientes que ansían experimentar la libertad de volar manteniendo los pies en el suelo.