Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
16 Apr

Skýli, el perfecto refugio de montaña en Islandia


Islandia es uno de los lugares más mágicos del mundo donde poder contemplar algunos de los espectáculos de la naturaleza como múltiples cascadas, lagunas de aguas termales y paisajes de ensueño. Las ciudades en este país se han convertido en meras anécdotas de paso hacia una naturaleza pura, agreste y salvaje. Los amantes del trekking pueden disfrutar en Islandia de senderos imposibles de transitar si no es a pie y con una belleza imposible de encontrar en cualquier otra parte del planeta.

No es de extrañar que refugios de montaña como Skýli hayan sido creados en un país con estas características, ya que cientos de montañistas encuentran cobijo en ellos cada año. Pero Skýli —que significa refugio en islandés— tiene algunas particularidades que lo hacen especial. Y es que se trata de un atractivo proyecto sostenible diseñado por Utopía Arkitekter, fácil de transportar, que permite establecer un refugio en cualquier punto, en mitad de la naturaleza y capaz soportar temperaturas extremas.

Se trata de una estructura en forma de cuatro pirámides puntiagudas con un diseño parecido al de la clásica tienda de campaña, aunque a la vez es un guiño a la arquitectura urbana de la capital islandesa. Skýli está construido en acero y madera y sus exteriores son de un llamativo color azul que le permite ser visto desde cualquier punto, incluso en condiciones extremas.

Su estructura es completamente sostenible, con placas solares, recogida de agua de la lluvia e inodoro de compostaje. Las dos puertas del refugio —orientadas al norte y al sur respectivamente para facilitar el acceso de los montañeros dependiendo las condiciones climáticas— están inclinadas hacia el interior para asegurar que nunca queden abiertas y no pueda escaparse el calor.

En el interior del refugio hay solo cuatro espacios: dos destinados al descanso, una zona de comedor y otra de cocina. Tiene una capacidad bastante reducida —15 excursionistas— aunque cuenta con un equipamiento completo como un kit de primeros auxilios y comida para casos de emergencia. Dispone también de una zona de secado de ropa, entre la zona exterior e interior, y ofrece unas impresionantes vistas al exterior gracias a los grandes ventanales distribuidos a lo largo del refugio.

En definitiva, Skýli es la perfecta muestra de un buen diseño nórdico: simple, funcional y práctico, con todas las comodidades que un excursionista pueda necesitar tras largas jornadas de senderismo por la naturaleza.